sábado, 29 de enero de 2011

España , una madrastra para sus héroes

Este es un pequeño homenaje a alguien demasiado importante.Desgraciadamente en este país , le damos importancia a tonterías ( telebasura , futbol….) y olvidamos a los que realmente han luchado por nuestra libertad.Creo que en el fondo nos importa mas un buen programa de marujeo o un partido de futbol , que la libertad……

Es cierto que hay madrastras excelentes, pero también hay madres que se portan con sus hijos como lo haría la madrastra de los cuentos de nuestra infancia, y que recoge en su significado el sentido popular más despectivo. Fue por casualidad cómo me encontré, con fecha 15 de enero, una esquela en un periódico, recordando la muerte de: "Don José Luis Aramburu Topete, teniente general del ejército de tierra, fallecido el 13 de enero". Y yo que suelo leer varios periódicos al día, caí en la cuenta que no se había dicho nada en ninguno, (luego tras un exhaustiva búsqueda a través de Internet, pude comprobar que sí se había dado tal noticia, en algún medio, tan de pasada, que ni te fijas.
Claro que si preguntáramos por la calle a cualquiera, quien era este señor, seguro que nos contestaría el 99%, poniendo cara como de nos queremos quedar con él. ¿Mande? ¿Quién ha dicho? Aunque posiblemente casi todo el mundo si preguntáramos, conocería quién es Belén Esteban, lo que nos demuestra a qué niveles de información y frikismo ha caído esta sociedad. Pero si pensáramos. Es que esta España necesita una renovación urgente; este mismo pensamiento podía ser puesto en entredicho, porque casi todas las ideas están "contaminadas", y podían dar motivo a pensar en otra cosa, porque seguramente los enterados, le recordarían que:"Renovación Española" fue un partido monárquico de la Segunda República Española, que representaba los intereses de las clases altas, entre ellas la aristocracia de la época, o sea que el apelativo de "facha", que no sé si entrará en la lista de insultos que quiere castigar doña Leire Pajín, pero te cae de seguro. Pero sin duda, es evidente que se está pidiendo una renovación social, pero desde la educación y la cultura, no desde la prohibición, porque cada vez que se prohíbe algo, innecesario, nos achican nuestra libertad a favor de un estado que se convierte poco a poco en opresor.( El problema es definir qué es necesario).
Aquellos a los que nos gusta la historia de España, nos encontramos que los historiadores actuales, con más prestigio, son extranjeros, Preston, Payne etc. Sin embargo se han arrinconado autores tan excelentes como; Tuñón de Lara, sobre todo a la hora de estudiar los aspectos sociales, por citar alguno ¿porqué? Porque nosotros estamos llenos de complejos y prejuicios, no somos ecuánimes con nosotros mismos e igual ensalzamos a un mindundi, porque es de nuestra cuerda, como nos olvidamos de gente que ha sido fundamental en el devenir de nuestra historia. ¿Recuerdan ustedes la angustia de aquel 23 F, en el que España se vacunó para siempre de toda tentativa involucionista y cogió, ya sin duda, la senda democrática? Pues aquel que le solicitó a Tejero que se dejara de tonterías y se entregara, fue Don José Aramburu Topete, cuyos méritos y medallas, no sé si porque ocuparían toda la página las han obviado de citar en su esquela. Y es que tenemos poca memoria para nuestra gente, nuestros héroes, que sólo por el sentido del deber se juegan su vida por los demás, o peor, estamos cargados de manías, o prejuicios, y preferimos olvidarlos.
Aramburu Topete fue personalmente al Congreso de los Diputados «para intentar que los ocupantes depusieran su actitud». Conseguir que se rindiera Tejero y liberar a los diputados. La escena tal como explicó en el juicio del 23 F, fue la siguiente; «Salió a recibirme el teniente coronel Tejero, con la pistola en la mano, apuntando hacia arriba. Él me saludó y yo le ordené: "Teniente coronel Tejero, deponga usted su actitud y acabemos con esta locura". Y Tejero me respondió: "Antes le mato y después me pego un tiro". En ese momento Tejero me apuntaba con la pistola».
Aunque quizás no fueron esas circunstancias las perores de su vida, cuando tuvo que soportar mayor sufrimiento, sino aquellas en las que desde 1980, siendo él director general de la Guardia Civil, cuando eta golpeaba con dureza a toda la población, pero particularmente a este cuerpo y ante estas circunstancias, algunos políticos parecía que miraban hacia otro lado, el mismo que parece han mirado muchos de los medios de comunicación tras su muerte
.”

Fdo.Carmelo Arribas Pérez

No hay comentarios:

Publicar un comentario