lunes, 25 de abril de 2011

¿ DEJAMOS PREPARADOS A NUESTROS SEPULTUREROS ?

No acostumbramos a enterrar a nadie que no este muerto. Pero……, no os alarméis ! en condiciones normales , tampoco lo hacemos por entero , porque lo que se dice morir , se muere a plazos y por partes ; existe una muerte social , otra psíquica , otra sapiencial y cultural... y al final llega la física.

 

Esto seria lo natural , aunque no siempre la sorpresa de una muerte súbita permiten pasar por todas esas muertes. De toda las maneras , este es el proceso que debemos aceptar como “ modélico” ; que sean las generaciones posteriores las que nos den sepultura , pues cuando ocurre al revés la muerte nos desconcierta.

 

Y digo esto , porque son nuestros hijos , las generaciones mas nuevas , las que van arrebatándonos la vida a retales : las convicciones éticas , los proyectos socio-económicos , los esquemas culturales , los deseos institucionales... y , ya por ultimo , proceden a darnos sepultura material. Nada extraordinario. Es justamente lo que hicimos nosotros con nuestros antepasados. También ellos tuvieron que ir cediendo en beneficio de una buena y aconsejable convivencia.


Pero ceder de convivencia no es lo mismo que hacer de hipócritas reconvertidos , incluso con alarde de aceptación , simulando sincera convicción en cuanto de innovador nos ofrecen las nuevas generaciones , incorporándonos a sus maneras de vivir y divertirse críticamente. Esto es , creo , lo que se llama infantilismo. Cada generación debe de tener en la sociedad sus peculiaridades.

 

La gente de la eufemísticamente ( no estoy muy seguro si es correcto el termino ) llamada tercera edad , se pregunta si la alianza con nuestros sepultureros , no estará cambiando la funcionalidad que , desde nuestra situación cronológica , tenemos asignada en la sociedad.

 

¿ Porque denunciar solo que las cosas no van bien es de una preocupante esterilidad ?.

2 comentarios: