lunes, 18 de abril de 2011

EL CAPITALISMO DE ALI BABÁ

La avalancha de noticias que han salido estos días acerca de Telefónica , es un buen ejemplo del alcance destructor del modelo de capitalismo en el que estamos instalados.No es un caso singular o aislado sino que es el espejo en el que podemos ver retratado el mundo al que conduce a la deriva el capitalismo.
Conviene recordar que Telefónica fue durante décadas una empresa publica , con implantación también en Latinoamérica ,  que se fue privatizando por tramos hasta la definitiva entrega por parte de Aznar al inolvidable Villalonga en 1997.En pocos años amasaron , el y sus amigos , fortunas exorbitantes  , usando la empresa para operaciones especulativas de todo tipo ( Terra , Lycos…) en la fiebre de las “ puntocom “.Poco mas tarde llego Alierta y puso en marcha una política de “ creación de valor para el accionista “  es decir , la estrategia de la empresa es garantizar altos dividendos a los accionistas ( bancos , cajas , fondos…)
¿ Cual es el problema ? pues que la empresa va destinando a dividendos una porción cada vez mayor a los beneficios.En 2007 un 40% y por lo visto prevén para el 2013 un 91%. Esto significa que cada vez destina menos a inversión , limitando su capacidad de crecimiento en base al autofinanciamiento.Va recortando todo aquello que le limita el reparto de beneficios a corto plazo.Reducen la inversión en I+D , retrasan la inversión en nueva generación de red de internet ultrarápido , empeora la calidad del servicio a los usuarios , solo invierte en la cobertura de los territorios menos rentables en la medida en que recibe generosas subvenciones , etc , etc , etc.
Tan solo así , se explica el plan para reducir un 20% de personal.También así , quizás , se pueda entender mejor la presión de las grandes empresas en la reforma laboral y abaratamiento del despido , la reducción de los salarios o la motivación de ese “ Consejo de competitividad “ impulsado por Alierta y presidido por Miguel Boyer.
Esta entrega tan apasionada a los accionistas no puede ser desinteresada.Tanto accionistas como directivos se van a auto-entregarse en los venideros tres años 450 millones de €uros en acciones.Sumadas a las que ya tienen , no cabe duda que se dedicaran en cuerpo y alma a obtener altos dividendos y revalorizar las ( sus ) acciones a corto plazo.A costa de lo que sea.Usuarios , trabajadores , o incluso , a largo plazo , la empresa.
Pero Telefónica no es la anécdota.Es el modelo.El capitalismo que se devora a si mismo.O mejor dicho , un capital financiero que demanda dividendos cada vez más elevados  a costa de cercenar la capacidad reinvestidora e innovadora del capital productivo.No es que nos estén robando unos €uros o empleos mas o menos , o que nos estén un derecho aquí o allí.No.Lo que nos estamos jugando estos años son las condiciones de existencia , trabajo y vida de la mayoría de la población.Los beneficios a corto plazo , están destruyendo las bases de la economía productiva y del empleo en esta parte del planeta.
Es el capitalismo de Ali Babá.

2 comentarios:

  1. Voracidad capitalista o el capitalismo muere por sus propios principios. Esta es la mas clara estampa del despropósito empresarial: Telefónica de España, la antigua CTE.
    Buen artículo, Suso, me he puesto encima de la silla, sin caerme, a aplaudir.

    ResponderEliminar
  2. Gracias....hoy día solo se piensa en dividendos

    ResponderEliminar