miércoles, 20 de abril de 2011

“ EL PODER DE LOS DE AHORA “

Siendo pequeño , solía escuchar muchas veces el cuento aquel de un paisano mayor que , cuando en los años mas tenebrosos de la dictadura  le preguntaban por sus ideas políticas , contestaba aquello de ; “ yo soy de los de ahora “.
Han transcurrido los años y lo cierto es que no se muy bien si la respuesta escondía la ignorancia que los que sabían de la historia , una prudencia aprendida o una sabia retranca.Creo , sin embargo , que el buen hombre se parapetaba con semejante ocurrencia en su escepticismo al respecto de la “ política   y de aquellos que la practicaban.
Lo que podría quedar en una anécdota simpática protagonizada por quien tal vez , teniendo en cuenta su edad , se inicio en el desencanto al final de la republica y en los años traumáticos que siguieron , no pierde su vigencia sino que parece cobrar actualidad en los fatigosos y cada vez mas dilatados periodos pre-electorales.No estoy pensando únicamente en la materialización mas obvia de lo que pensaba aquel paisano , que da lugar al popular cambio de chaqueta y en ámbitos mas institucionales , la figura del tránsfuga.
No pienso en el oportunismo político , que aun deja con la boca abierta a los mas cabales , ni en los cotizados fichajes , ni tan siquiera en ese funambulismo que consigue mantener el equilibrio e incluso avanzar conforme soplan los vientos.Pienso , mas bien , en el recorte de las distancias entre los partidos en lo ideológico , programático y , sobre todo , en los estilos y las maneras de actuar , que terminan por convertir a los políticos ( con honrosas excepciones ), de uno y otro signo ,  en piezas intercambiables de un mecano.Pienso ,  también , en la desilusión que tal panorama acaba infundiendo en los ciudadanos , que electoralmente acaban atrapados en el bipartidismo y el “ voto útil “ , incapaces de ver e los programas electorales nada más que letras impresas en un papel.Y pienso , también , en el descredito en el que a caído la clase política , ganado a pulso con mentiras , corrupción , escándalos y aprovechamiento sin escrúpulos de privilegios que en algún momento habría que revisar , sobre todo cuando en otros sectores se están aplicando contundentes medidas de austeridad.
El gasto desmesurado , la ostentación y los escándalos relacionados con beneficiosas operaciones empresariales e inmobiliarias , que se descubren casi a diario , no han echo sino que alimentar la desconfianza en una clase cada vez mas alejada de las ciudadanía.Actitudes recientes , como la vergonzosa negativa de los parlamentarios europeos ( los mismos que elaboran día a día severos paquetes para salir de la crisis ) a renunciar a la congelación salarial y a viajar en clase turista  , proporcionan motivos de sobra para descreer en los políticos y , perdidas la confianza y la ilusión , resignarse como años atrás había echo mi paisano al asumir el poder de los de ahora.

1 comentario:

  1. Estoy contigo, Suso, estamos a un paso del desconcierto y descontento general. Hemos perdido fe en quien nos administra y eso es un castigo de alcances insospechados. De momento tiramos de reservas dinerarias o de los abuelos, pero ¿y mañana?, ¿qué pasará si se acaba la reserva y estos siguen ahí, choriceando? - ¿A que te lo imaginas?

    ResponderEliminar