martes, 15 de noviembre de 2011

Ya falta menos………….

Captura
Se acerca ya la traca final.¡¡¡ aleluya !!!.La fiesta de la democracia olfatea el mitin opulento de promesas.Promesas y más promesas antes de la merienda de reflexión.Promesas que ( todo lo contrario seria un milagro ) se las llevara el viento.Un día , tan solo un día de reflexión que contrasta con el bombardeo constante e incesante de trescientos sesenta y cuatro días de pseudocampaña, precampaña, campaña y recampaña.Son los daños colaterales que tenemos que padecer y soportar los ciudadanos normales, para subsistir en esta era democrática.
Lo nuestro es mas bien una desgracia , tanta penitencia para un solo día de absolución , un gran favor que nos conceden para que reflexionemos.Pero después de tantas experiencias y frustraciones , aun somos quien de confiar en las promesas de los que sistemáticamente las olvidan en el mismo momento de hacerlas.
En confianza y honradamente , yo de esta gente no me creo nada.Aun así estoy decidido a meditar , reflexionar o levitar.Por eso el pasado es el mejor cimiento para no caer de nuevo en la política de la promesa e incumplimiento sistemático.A saber ;


¿ Es justo que los de la carrera política necesiten aproximadamente de la quinta parte de esfuerzos de un trabajador normal para conseguir una paga vitalicia ?.


¿ Es justo quedar sin vivienda y continuar pagando por un inmueble a quien se apoderó de él , con abuso excesivo de poder ?.


¿ Es justo que concejales y alcaldes se fijen sus salarios a su libre albedrío , mientras que los trabajadores nos tenemos que sentir unos afortunados por recibir las limosnas que otros decidieron que merecemos ?.


¿ Es justo que unos trabajen toda la vida y otros vivan toda su vida de los que trabajan ?.


Posiblemente la sociedad del bienestar nos ha quemado las neuronas de las iniciativas.Formamos parte de las nuevas tecnologías , sin duda somos un equipo sofisticado de “mansedumbre” adaptada para responder a voluntades sin escrúpulos.




Ánimo , el listado de promesas políticas no tiene fin y el de atropellos es ilimitado.

2 comentarios:

  1. Es terrible, cada vez que oigo esa verdad, me da dolor de cabeza y ganas de hacer alguna barbaridad, por ejemplo, hoy no he cenado.

    ResponderEliminar
  2. Vaya me alegra servir a que se te haga más llevadero el régimen...
    jejejeje

    ResponderEliminar